Comentarios sobre obras, autores, actores, actrices,.. que estén de actualidad por estar en cartel principalmente en Madrid, Almagro y Mérida

miércoles, 3 de octubre de 2012

SHIRLEY VALENTINE

En el Teatro Maravillas, Verónica Forqué se enfrenta sola a este texto, viejo conocido por sus múltiples representaciones en distintas partes del mundo: SHIRLEY VALENTINE.



Shirley Valentine es una ama de casa que reside en un barrio obrero de Liverpool, como tantas otras que existen en todas las partes del mundo, lo que peyorativamente solemos llamar "maruja". Esclava y presa de una existencia monótona, aburrida e inmersa en la soledad más absoluta. Una soledad en el más amplio sentido de la palabra, la no elegida, la compartida con alguien que te ignora, que te ningunea..., la peor soledad. Su más fiel compañera es la pared de la cocina con quien habla y se desahoga, es su confidente, su más fiel amiga, ya que tiene la completa seguridad de que nunca se va a ir de la lengua, y la cómplice de sus pensamientos, sus sueños, sus anhelos, sus frustraciones, sus desengaños,..., de su vida.
Shirley piensa que se le está escapando su vida, ya que su felicidad la da por perdida. Casada con un cafre metódico que apenas le habla si no es para reclamar la cena a la hora de siempre, se siente como la asistenta gratuita pero peor tratada, solo existe para hacer las faenas propias del hogar que, dada la invisibilidad, nunca se agradece ni se paga. Tiene 2 hijos independizados, una comparte piso y el otro es un okupa. Se puede decir que es una fracasada como esposa, como madre, pero sobre todo, como mujer. Pero esto último cambia cuando conoce a una nueva amiga recién divorciada, esto le hará replantearse su vida y darla un giro inesperado, en definitiva, comenzar a vivir.
Es curioso que siendo un monólogo, parece que todos los personajes que entran y salen de la vida de Shirley, están en el escenario con ella. Esto se debe a lo ingenioso del texto de Willie Rusell, en tono de comedia dramática que tantas carcajadas provocaron en el respetable, así como la ternura y emoción que desprende en algunos momentos, y también, como no, a la interpretación de Verónica Forqué, que aguanta ella sola las dos horas que dura la función llenando de vida y matices a este personaje, y exhibe el dominio tan grande que tiene del escenario.
Merece la pena escuchar este texto y deleitarse con la interpretación de este pedazo de actriz que es La Forqué.
A pesar de la subida del IVA que ha castigado tan duramente a la cultura, el teatro estaba lleno. No hay que asustarse por esta subida porque los empresarios teatrales no han subido mucho los precios de las localidades y además hay día del Espectador, Atrápalo,..
Aunque les duela a algunos, la gente sigue llenando los teatros. No habrá impuesto ni políticos que ponga freno a la cultura.