Comentarios sobre obras, autores, actores, actrices,.. que estén de actualidad por estar en cartel principalmente en Madrid, Almagro y Mérida

miércoles, 24 de octubre de 2012

LA CELESTINA

La Tragicomedia de Calixto y Melibea, o La Celestina triunfa actualmente en las tablas del Teatro Fernán Gómez, antes el Centro Cultural de la Villa en la plaza de Colón, nada más y nada menos que de la mano de una primera actriz que hacía años no veíamos en los escenarios: Gemma Cuervo es LA CELESTINA.


Han sido muchas las actrices que han puesto en pie este personaje tan codiciado por ser un bombón para cualquier actriz y no cualquier actriz puede interpretar un personaje tan complejo y tan conocido porque todos, o casi todos, hemos leído la magnífica obra de Fernando de Rojas alguna vez. Todos hemos imaginado como sería esa Celestina, y todas las actrices que la han interpretado lo han hecho de manera muy diferente: Amparo Rivelles, Nati Mistral, Nuria Espert, Terele Pávez,..., cada una de ellas ha hecho una Celestina muy personal
También es el caso de que interpreta Gemma Cuervo, una Celestina más humana y algo más "glamurosa" que la que estamos acostumbrados a ver. Este personaje de hechicera, "puta vieja", alcahueta, miserable y codiciosa lo hace muy suyo y lo borda de una manera muy personal. Esta Celestina es una adaptación más coral y esto hace que todos los personajes cobren más importancia que en la original, quizás me atrevería a decir que la pareja de enamorados Calixto y Melibea son los personajes más secundarios cobrando más protagonismo los criados Sempronio y Pármeno interpretados respectivamente por los actores Juan Calot y Santiago Nogués, especialmente este último perfecto en dicción y rico en matices.
La escenografía funcional y, a mi gusto, demasiado minimalista pero cumple su función. Un buen montaje, que se deja ver, pasan rápido las dos horas de duración con una actriz felizmente recuperada para el teatro como es Gemma Cuervo.
Lo único que, como pasa siempre, cuando van colegios a la representación, tendrían que tener descuento las entradas de los demás, que tienen que aguantar murmullos y risas a destiempo.